Los spa se han convertido en los nuevos santuarios del siglo XXI. Cada año se congregan en estos recintos miles de personas de todas las edades y géneros. Los dioses venerados en estos templos sagrados son: El Bienestar, la Belleza, El Placer, la Salud, el Fitness y el Relax.

Y un equipo multidisciplinario se encarga de oficiar las ceremonias que conforman este holístico culto al cuerpo en el que lo sensorial impera: Entrenadores personales, fisioterapeutas, esteticistas, mesoterapeutas, cosmetólogos, chefs de comida saludable y maestros sanadores iniciados en diversas prácticas orientales (yoga, reiki, reflexología, acupuntura entre otros) son solo algunos de ellos. Este batallón de expertos en las artes corporales trabaja de manera articulada para ofrecer a sus devotos y asiduos usuarios, una gama de actividades que estimulan todo lo orgánicamente estimulable.

El fin último de los spa es variado, desde el alivio de las tensiones cotidianas, la desconexión con el entorno, la obtención de un rato de esparcimiento en compañía o en solitario, el encuentro profundo consigo mismo, la mejora de la apariencia, la búsqueda del rejuvenecimiento corporal, llegando hasta la renovación espiritual.

Chile ha sido bendecido con múltiples fuentes naturales de aguas termales que han sabido ser aprovechadas por el turismo interno y externo. Las ofertas van desde espacios intervenidos con pozos naturales resguardados bajo infraestructuras interiores, hasta fuentes al descampado, integradas a la naturaleza para disfrutar de una experiencia relajante durante el día y de una inolvidable y romántica velada termal bajo la luz de las noches estrelladas.

Con buen ojo en el negocio, las termas chilenas han sabido aprovechar las potencialidades de su entorno para diversificar los paquetes de servicios ofertados, es así como mientras en unas se ofrecen masajes con barros curativos del lugar, en otras ricas en viñedos se promueve la vinoterapia, y en otras se aprovecha el sereno ambiente de montaña para ofertar paquetes especializados en meditación y recogimiento.